Capitán Steven "Ragefist"

Ir abajo

Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Neredun el Sáb Dic 09, 2017 11:12 pm


Capitán Steven Ragefist
<El Capitán de la Damisela Afortunada>


El Capitán “Ragefist” nacido como Steven Acton, es originario de Gilneas, por lo que se puede intuir que su juventud e infancia la pasó entre los suyos, incapaz de salir, tras lo sucedido con la muralla de Cringris. Se podría decir que Steven pasó una juventud sin pena ni gloria realmente…

Hasta la maldición Huargen.

Creo que queda más que claro lo que pasó allí ¿no? Primero la evacuación de la Plaza del Mercado con la ayuda de Gwen Armstead y el bien amado Príncipe Liam. Aquella que luego degeneró en la Alianza entre Crowley y Cringris y… La mordedura que nos convirtió a todos, allí en la Catedral. Allí, todo cambió para Gilneas, para el mundo… Para Steven.

Tras la caída del muro y la invasión de los renegados, Steven perdió contacto alguno con su gente, decidido a explorar todo aquello que se perdió durante su reclusión, se embarcó en una especie de viaje de “turismo”, desde Darnassus hasta Exodar, Forjaz a Ventormenta, Desolace, Vallefresno, Pandaria, Rasganorte y demás lugares… Hasta llegar a Feralas. Fue allí donde nuestro querido protagonista conoció a su primer gran amor, una centinela Elfa de la Noche, Neyla Susurro Lunar, le decían... Hacía de servicio en esa zona, y fue con ella, en Feralas, donde permaneció durante permaneció durante muchos años, dónde fue feliz, donde tuvo una hija, la cual llamaron Syralin. Todo esto no duró mucho más tiempo, pues llegaron los Naga ¿Cómo sobrevivió? Te preguntarás. Pues, él no estaba allí, no, había ido de viaje hasta Gadgetzan en busca de un importante brebaje para su hija, la cual había enfermado. No os imagináis su reacción al regresar…

Steven, a su regreso, había visto una de las peores carnicerías en su vida, los Naga habían aniquilado sin piedad a cualquier hombre, mujer o niño del asentamiento, incluida su mujer. Estaba destrozado, luego de la desgracia de Gilneas con los Huargen y los Renegados, él se había dedicado a viajar para que su mente no pensara en la familia la cuál cree que perdió para siempre, había encontrado por fin algo que le hiciera feliz, algo que, en ese momento, se había hecho pedazos. Ardió en rabia, en llanto, luego en desasosiego y dolor, pues su hija no se encontraba tampoco, la dio por muerta.

Huyó, huyó dejando todo atrás una vez se encargó de los Naga junto con las defensoras Plumaluna. Pero esta vez fue diferente, sus viajes en tierra no le satisfacían, pero su viaje acabó (momentáneamente, al menos) en Gadgetzan. Allí, sintió la llamada del Mar por primera vez, por lo que partió hasta Bahía del Botín junto con una partida de Goblins desgraciados, pues le hicieron pagar mucho dinero.

Fue finalmente allí donde se hizo a la mar, adquirió su famoso barco, La Damisela Afortunada de unos bribones Velasangre, y navegó bajo el estandarte negro durante un tiempo. ¿Y la leyenda de Steven? ¿cómo fue que perdió ante una simple Draenei? Ya llego a eso, querido espectador. Entre sus años de navegante, hizo muchos camaradas y se granjeó una buena reputación, con el tiempo llegó a su vida un navegante que gustaba llamarse “Death”, este ascendió hasta oficial de cubierta, y junto a ello, creció la amistad.



Luego llegó Arlins.

Ah, Arlins… Empezó siendo una simple Marinera Draenei, llena de vida, de energía, de bondad… Steven nunca se perdonará lo que le hizo. Esta jovenzuela fue una de las personas que más tocaron a el ahora llamado Capitán Steven Ragefist, siempre atenta ante el capitán, siempre alegre, tan rimbombante que pareciese que más que una compañera, era una amante, y de las buenas. Hasta Steven parecía quererle de un modo más profundo, pero nunca lo ha admitido pese a la obviedad, pues siempre le andaba haciendo ojitos y la trataba bien, nunca le gritó ni nada. ¿algún día lo confesará? No lo sabemos… ni tú, ni yo.

Los tripulantes no la querían, le hacían las peores, y hasta el propio Death instaba a los demás a torturarla psicológicamente, ¿y qué hizo Steven? Nada, realmente era bastante ignorante al principio, el problema llegó cuándo lo descubrió. Los tripulantes lograron torcer la historia, pues la primera vez que Arlins tomó la voluntad y la fuerza para defenderse logró herir de gravedad a uno con un simple palo de escoba. Ni Steven se podía creerlo, por lo que la expulsó, en su ignorancia y egocentrismo, pues creía que todo esto traería una serie de desafortunados eventos, pues los piratas siempre consideraron a las mujeres como un símbolo de mala suerte, salvo Steven al principio… y al final.

Y aquí es cuando llegamos a la leyenda, joven lector, amigo, o enemigo. Steven se hizo con un mapa poco antes de ello, y fue su obsesión por ese tesoro la que le llevó a su ruina, pues en una de sus aventuras descubrió la ubicación correcta, unas islas olvidadas cercanas a la vorágine, en medio del camino, fue abordado por su vieja camarada, La ahora Capitana, Arlins, quien iba acompañada de una Humana noble, una loca pirómana, si me preguntan. En medio del combate, se vió superado y su barco fue hundido… Pero ese no fue su final no, Arlins quería el mapa, por lo que lo apresó a él y a Death. Tras varios días de tortura, sosteniendo a Steven sobre el mástil y dejando a Death a merced de violaciones y desmembramientos. Arlins se cansó, asesinó a Death a sangre fría y le cortó la mano a Steven una vez este le dio el mapa… Recapitulando, Steven perdió la mano, a su mejor amigo, el tesoro, la persona que hizo que el corazón de Steven volviera a vivir… Duro ¿verdad? También lo fue para él.

Huyó de nuevo, refugiándose de taberna en taberna, pues el dolor había sido enorme ahora, lo había perdido TODO, la oportunidad de ser feliz en el mar se le escapó de los dedos. ¿Qué estaba haciendo mal? Se preguntaba, la culpa, los miedos, la impotencia le consumían, pero sobretodo la rabia, ira por haberlo perdido toda una segunda vez… Pero aprendió, aprendió a respetar a las mujeres, pues se dio cuenta que, si Arlins pudo lograr semejantes cosas, entonces el mito era una mera artimaña machista y opresora.

Cuándo Talrin “Amuleto de la Suerte” se presentó a él en Trinquete ofreciéndole venganza, no dudó, quería ver a Arlins, quería acallar a sus fantasmas, pues creía que, si zanjaba aquel asunto, su infamia acabaría y la paz vendría a su mente por fin. En su viaje, quedaron varados a la deriva gracias a una tormenta que destrozó su barco, pero tuvieron suerte… Allí encontraron unos refugiados, al mando de un Pirata que estaba, cuanto menos, Demente. Este les contó que en aquellas islas los muertos se levantaban de noche… Lamentablemente no sabemos nada de aquel pirata ni de su tripulación, lo que sí sabemos es que Steven y Talrin habían llegado al lugar correcto.

Arlins y la Humana esperaban allí, habían llegado al lugar indicado por el tesoro, y tanto drama en aquella cueva despertaba a los muertos, entre Steven y Talrin pudieron acabar de una vez por todas con la Draenei, La Humana y todo el culebrón… O eso pensó él. El nuevo dúo dinamita siguió junto, pero por poco tiempo, puesto que la ambición de Talrin era mucho para Steven y no podía soportar cómo veía en ella su versión del pasado, por lo que decidió largarse al demonio…
Y fue entonces, cuándo Steven lo comprendió todo… El final de Arlins no le había otorgado paz, ni respuestas, ni descanso, ni fama, solamente dolor. Aún no tenía nada, ya no tenía familia, no tenía amigos, ni amante, sólo una pesada infamia qué seguía estando extrañamente viva, se dio una última oportunidad. Iría hasta aquella tripulación en Tanaris que había tomado la costa, se uniría a Dulce Kimberley y soportaría todo por remontar su vida.

Allí encontró el horror del mal gusto, la capitana era una feminista en potencia, con más prostitutos que esposos, pero la sacó barata… Pues si bien el reto consistía en traerle un tesoro en 24 horas, contaba con la ayuda de dos personas… Un Elfo de Sangre encapuchado y amnésico llamado Aelae An’lathol, y una Elfa de la Noche, una centinela joven, alegre y jovial de nombre Saphir, a Steven le recordaba a alguien… Le recordaba a su esposa, le recordaba a Arlins.
En su nueva y hermosa “aventura” encontraron una puerta titánica dentro de una cueva, era un pasadizo… uno peligroso. Pero tuvieron suerte, pues Aelae sabía un poco de titánico y Steven sabía convencer, abrieron la puerta y la guardiana titánica les indicó dónde conseguir un tesoro involuntariamente, Steven le estaba agradecido. Más adelante, la treta de Aelae se descubrió, su capucha servía para ocultar un poder para hechizas mujeres, junto con una hermosa maldición amnésica que relaciona fechas y horarios de almuerzo.

Así fue como el grupo logró obtener la ayuda de arqueólogos Goblin, quienes le guiaron hasta una tablilla, la cual Steven activó con estupideces, este chico sorprende… Pero dio en el blanco, una cobra antigua con una piel hermosa y dorada apareció, y atrapó a Saphir, la cual pudo entretener a la cobra el tiempo suficiente para que Steven llamase a Aelae, el cual estaba teniendo una orgia con unas Goblins sadomasoquistas. Steven es un héroe, señoras y señores. Juntos, aniquilaron a la cobra, gracias a la destreza de Aelae, la versatilidad de Saphir y la puntería de Steven. Se habían ganado el cielo… o bueno, la membresía de la tripulación de Kimberley.

Todo parecería marchar bien ¿no? No. Una espectacular tarde-noche entre amigos para celebrar se convirtió en un lento y agónico proceso de dolor, pues la persona, el genio… o la momia con vendas, que “regaló” a Aelae su bendición se les apareció, ofreciéndoles un trato a los aún sanos Steven y Saphir, los cuales se negaron y sufrieron dolor por ello. ¿Obtuvo lo qué quería la momia esa? Sí y no. No obtuvo más víctimas, pero sí logró, junto con los piratas, asaltar un nidal de huevos dracónicos y corromper a la madre de estos… Steven no lo consintió, él quería evitar tal horroroso acto, pero Saphir se interpuso a costa de llevarse un buen moretón. La momia obtuvo algo mejor, un dragón. Los piratas la liaron grande, y lograron hacer enojar a aquella pequeña criatura que intentó evitarlo, Zidormi, o Zyra. Ella nunca les perdonaría esto… y Steven tampoco se lo perdonaría a él mismo.

Su regreso a Tanaris fue horrendo, Steven estaba shockeado, Saphir se había enojado con Aelae, fue un desastre… Lo había perdido todo, había obtenido venganza, y, sin embargo, la vida seguía pisoteándole, ahora haciéndole cumplir actos horríficos, como permitir a una momia Sombría corromper un dragón… Pero esta vez fue diferente, en vez de huir, de sentarse y llorar, Steven recogió su viejo sombrero y se cambió a una armadura rústica pero útil y se dedicó a entrenar con Saphir…
¿Cuánto me daríais por ver la cara de Steven cuando se enteró de que Arlins vivía? Así es, un calvito metiche le informó que su vieja amante vivía, aquí hay que hacer un punto y aparte, pues Steven sintió que por fin la vida le había sonreído, ¡Su amante vivía! Y esta vez, él estaba más que dispuesto a ir en su búsqueda, a vencerla, a matarla… No, no iba a matarla, iba a buscarla para no dejarle ir, el destino le ha dado una segunda oportunidad para volver a ser feliz junto a alguien y, si bien no sabía cómo, él la recuperaría, obtendría a Arlins, abandonaría la piratería y se dedicaría completamente a restaurarla a ella y a sí mismo.

Pero no, aún no era el momento ¿o sí lo era? Había una sombra tras de él… ¿o de ellos? ¿o del mundo? Steven no lo sabe, ni le importa, a él sólo le importaba Arlins y sus nuevos amigos, no lo que una estúpida momia greñuda tenía que decir, sin embargo, tenía un compromiso, sí… Así que le pidió un barco a Kimberley, y lo consiguió, se preparó junto con sus amigos y una médica Pandaren recién unida y se dirigió en búsqueda de Arlins. Su camino lo llevó a su hogar, Gilneas, dónde aprovecharía para ver su patria.

Allí fue donde encontró un hermoso pueblito con gente… supuestamente gentil, se encontró con un calvo y un Huargen, el calvito era greñudo y maleducado, y la Huargen fue amable con él… y mi hablar después, cuándo tuvo aquel hermoso reencuentro con Zidormi, quién estaba más que dispuesta a arrancarle la cabeza, menos mal aquella Elfa Noble le congeló y le dejó ir… a un precio, la vida de Aelae, o que se fuera de su vista. Y Steven es bueno, ante todo, no iba a dejar que Aelae fuese atrapado, por lo que cuándo el calvito oscuro se ofreció a invitarlos a tomar el té, Steven fue con él. Si iba a morir por sus pecados, moriría feliz, sabiendo que luchó por un amigo.

Qué bello que se torció todo ¿verdad, señores? Tal parece que Aelae fue atrapado, sí, pero un salvador… una sombra, un elfo. Logró rescatarle a él, y a Steven de ser apisonado por el calvo con mala hostia, una lástima que no pudiese agradecerle, sin más dilación, los dos piratas decidieron largarse de una maldita vez de ese pueblo de locos y dirigirse al mar, retomando la búsqueda de Arlins… y ahora, con un nuevo objetivo posterior, pues Aelae había obtenido una visión sobre la Sombra y una Cueva. Todo marchaba bien…

¿y cómo se yo todo esto? Te preguntaras, ¿acaso entreviste a Steven? No. ¿Soy un tripulante de su barco? Tampoco. ¿Encontraste su diario perdido? Menos.

Yo. Soy. El capitán Steven Acton “Ragefist”, tengo un destino, un compromiso, unos amigos que proteger, una Draenei a quién amo que buscar, una sombra que destruir. Y seguiré luchando hasta el final, la vida aún puede darme cosas buenas, como ahora. Sea lo que deba hacerse.

avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Neredun el Sáb Dic 23, 2017 7:07 pm

Las Sombras de Gilneas

¿Por dónde empiezo? La luz me ha sonreído un poco últimamente. Mis trabajos militares han ido relativamente bien, salvo por uno que otro daño a un navío… La Señorita Namera también se apiadó de mí y construyó una Taberna para mí, para Aelae… y para Talrin.

Ella ha vuelto, buscándome, había venido a pedirme un favor que desembocó en una academia muy poco rústica, pero agradable. También conoció a Aelae, sospecho que hay algo entre esos dos… En fin, no es asunto del Acton. Sí, Acton… He dejado de utilizar el mote de Ragefist, he aceptado quién soy, he aceptado a mi familia una vez más.

Arlins sigue viva y dando vueltas por ahí pues aún no la he ido a buscar ¿la veré de nuevo alguna vez? Mi corazón lo anhela, pero mi mano tiembla de pensarlo… La echo de menos, pero confío en que un día nuestros caminos convergerán una vez más, solo rezo que sea para bien.

También he conocido a una pareja muy extraña: Un escudero de Bosque del Ocaso de nombre Cenandar Lorenwood y a su novia Eryn, creo que a Talrin no le cae muy bien el caballero… Pero a decir verdad el señor Cenandar ha sido un buen amigo para mí, incluso con su estúpida boca floja con el tema de la sombra y su borrachera, agradezco su presencia en estos momentos.

Hace poco aquel elfo de mirada extraña se acercó a mí y me habló de mi hermana Lia (la cual yo creía difunta hasta día de hoy) y de que ella junto a él y otro loco más (Un familiar de Whitmore, seguro) fundaron una organización llamada “Las Sombras de Gilneas” y para aumentar la tensión me ofreció unirme… Es interesante que haya un grupo autorizado por el Rey para salvar Gilneas, lo consideré.

Ahora soy uno de las sombras, pertenezco a uno de los altos mandos, y planeo no fallar. Gilneas me necesita, mi casa me necesita… Esa mafia que asola la ciudad caerá tarde o temprano y yo estaré ahí luchando por Gilneas, por las sombras, por el honor de mi hermana, por el recuerdo de Neyla y de Syralin las cuales me dan las fuerzas para seguir levantándome.
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Neredun el Vie Dic 29, 2017 6:36 am

La Marcha

No ha pasado mucho desde entonces, pero he deseado escribir este capítulo en mi historia como memoria a aquellos que se van… a aquellos que han desaparecido y a aquellos que se quedaron. He buscado a mi familia, a Lia, a mis padres… Cualquier rastro de ellos… y he buscado a mi hija, Syralin.

Ha sido duro, y todavía más desde que tome mi momento de descanso. Cenandar se apareció, compartimos una buena y agradable plática llena de risas y alegría… pero también de dolor, pues él tenía que marchar. Su camino le llevará lejos de Gilneas.

Qué la luz le proteja, pues él ha sido un buen amigo para mí, tal y como Talrin lo ha sido durante mucho tiempo, espero que su camino lo traiga de nuevo, cuando las mareas y los vientos se calmen y las lluvias solo puedan distribuir una melancólica pero feliz escena. La luz estará siempre con él.

Su regalo más importante, además de esta despedida tan maravillosamente triste, ha sido su espada… La cuál grababa el recuerdo de sus padres… y a Talrin y a mí, significamos mucho para él, ha sido un gran amigo.

Qué la luz te proteja y el destino sea afable contigo, Cenandar Lorenwood.

// Y qué lo sea también para ti en la vida de carne y hueso, Santi.//
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Neredun el Vie Ene 05, 2018 4:58 am

Reencuentros



Muchos trabajos en la marina me han mentido lejos de todos los asuntos acaecidos en el barrio y de Talrin… Ha sido dura la partida de Cenandar, era un buen amigo después de todo, pero yo sé que volverá.

Al regresar y obtener un descanso fui directamente a la taberna, necesitaba pensar en lo mío y enseñarle a Talrin su nombre en la espada de Cenandar cosa que hice, pero por poco tiempo… Ya era hora de otro trabajo en la marina, pero este era especial… Era hacía Tanaris. Pedí ayuda a Aelae el cuál hermosamente se desmayó de nuevo cuál bella durmiente. Me tocó pedir ayuda a Talrin para este lio –yo ya estaba cansadísimo- y para que me acompañar pues Dulce Kimberley me estaría esperando, yo lo sabía. Junto a ella vinieron dos más un tal Akuma y Harvart.

Zarpamos en un barco de origen Élfico, lo cual vino bien para variar un poco, aunque sus timones siguen pareciéndome extraños pero un poco más cómodos. El viaje fue normal hasta que ocurrió una explosión entre la neblina: Era el Brayan, el ayudante de la chulona (Kimberley) ese hombre es una bestia. Combatimos con ferocidad, pero, y muy a mi pesar, perdimos el barco –ya era el cuarto- por suerte, Aelae retó en combate singular a Brayan, lo que hizo que nos diese una oportunidad, fue una dura pelea, pero Aelae salió victorioso, ha sido el héroe aquí.

Habíamos ganado a duras penas y Aelae estaba hecho bolas, nos estaban por echar del barco… pero llegó la caballería: Era Daniel Montoy, mi antiguo oficial de cubierta del último barco que parece no regresé, nos llevó hasta la costa. Allí, él me explicó que sabía dónde estaba Arlins… No podía creerlo, por fin la encontraba luego de aquel horrible suceso donde perdí una mano, mi barco, una tripulación entera y a un amigo bastante complicado. Me invadió la angustia –pues sabía que iba a ser difícil y me matarían por lo del barco- pero la felicidad también hizo acto de presencia junto con el valor. Iba a rescatarla de Kimberley fuera como fuera.

Es una lástima que nadie estuvo ahí para decirme que tendría que ponerme un traje denigrante, horrible y asqueroso. Nos hicimos pasar por otros piratas nuevos, gracias a un maquillaje y un corte de pelo de Talrin, la barbera novicia… menos mal da suerte (Y me dejó un hermoso corte, no os mentiré). Acto seguido, y gracias a las sorprendentes dotes de Talrin para tocar el arpa pudimos escabullirnos hasta llegar a la base, dónde Aelae, yo y Harvart –quien huyó por no querer hacerlo- debimos de ponernos trajes… Denigrantes para ser “admitidos”, fuimos hasta ella. Lo que vi me enfureció.

Estaba torturando a Arlins quién yacía en el suelo llena de bastantes moratones y débil, tanto ella como Kimberley reconocieron mi voz, por lo que un combate se venía, sobre todo luego de ver la cabeza cortada de Saphir… Me invadió la ira, pero el combate empezó y terminó ahí, pues la capitana rápidamente atrapó mi mano con una de sus sucias armas. Arlins quiso decirme algo, pero aparte de que pensaba que iba a morir –cosa que le negué, no lo permitiría, no de nuevo- no consiguió decirme más pues estaba muy débil. Menos mal Aelae y sus poderes la distrajeron lo suficiente para que pudiese zafarme, llevarme a Arlins -pues sabía que Aelae no iba a morir, y tampoco pensaba dejarle- y llamar a Talrin quien, junto con el buen Harvart y sus intervenciones, acabaron con los secuaces de la puerta y rescatamos a Aelae el cual, ya comenzado la odisea del combate, yo di el golpe de gracia a mordiscos, por todas las personas que torturo o mató Arlins, Saphir, Aelae, todo por ellos.

¿Qué pasó luego de ello? Nos llevamos el oro, trataron mi mano y fuimos todos de regreso a Gilneas a salvo, había descubierto que, perdido a una amiga, pero había recuperado a la persona más importante de mi vida que aún quedaba respirando: Arlins… Fue emotivo, pues lo primero que hice fue disculparme por mi trato, ella hizo lo mismo y me reveló sus sentimientos los cuales correspondí. Poco pasó después, una charla amistosa en la que le convencí de quedarse conmigo y dejar la piratería por algo más noble, por Gilneas. Ahora reside conmigo en la Taberna –compartiendo habitación, la cual le ha gustado lo ordenada, me sorprende- La vida me ha quitado muchas cosas a mí y a ella, pero la providencia nos ha permitido un reencuentro y una forma de empezar de nuevo, no lo desaprovecharía por nada.

Sólo me preocupa que, la ahora Alta Comandante, Lady Alma Argenta reaccione mal ante mi tercer barco perdido… pero poco importa ya, pues puedo pagarlo y puedo afirmar con orgullo que soy feliz y me aseguraré de que todos aquellos que han venido hasta a mí lo estén también, sobre todo a Talrin (es como una hija para mí) y a la Draenei, mi Draenei.

<Se pueden apreciar un par de lágrimas que manchan un poco de una que otra página>
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Neredun el Jue Ene 18, 2018 11:59 pm

Fortuna


Ha pasado de todo. Hemos tenido muchas charlas agradables, momentos de risa… Me he reencontrado con mi madre Nancy, quién logró verme tras la disculpa que hice en frente de todos los Gilneanos y los Elfos de la Noche (los cuales, quedaron bastante convencidos con mis sinceras disculpas. Es mejor ser honesto.) Se alegró de verme, de mi relación con Arlins y con todo en general, salvo por el hecho de que me gusta sentarme en barriles. Soy un chabacan.

Lo mejor es que Lady Namera reaccionó bastante bien al hecho del barco, y he podido pagarlo, lo cual me sirvió para darle un buen uso al dinero que le sacamos a Kimberley. También he logrado reanimar al pobre Shen’dalar, a quién le ha pasado de todo ¡y para variar, me he convertido en su estudiante! Todo gracias a una competición en la que llegue a finales, lástima que el mago me ganase por suerte (un tipo agradable, si me preguntáis…) Me habría gustado ganarle. Al menos a prometido leer mi leyenda, espero le guste.

La mafia vino a por mí taberna. Quisieron negociarla a cambio de Lia… de mi hermana, malditos ratreros. Menos mal lo planee bien, pues Shen’dalar y Xayah nos dieron una oportunidad de sorprender al “negociador” (el cuál es un idiota, pues se ha llevado un escrito falso… ha caído completito. Así que el plan ha salido bien) también me acompañaron Arlins, Talrin, Aelae y Harvart, han sido todos valiosos para esto. Estoy en deuda con ellos, sobre todo con Xayah que nos salvó la vida de ser explotados dentro de la granja… Quizás merezca un ascenso, pero aún debe mostrar su valía un poquitín más.

Pensé que mi puesto de líder en las sombras lo retomaría mi hermana, pero ambos han querido que me lo quede, cosa que me sorprendió (y alegró) Gracias a la luz… Las cosas están yendo muy bien, Lia ha estado ayudando mucho con los temas de la taberna y a mamá con la iglesia. Me alegra muchísimo tener de vuelta a mi querida hermanita, y sobre todo me alegra que mi familia se lleve muy bien con Arlins y con el hecho de Syralin… Aunque mamá aún no lo sabe, ¿se lo tomará bien? Seguramente… Sólo espero encontrarla y poder presentársela a todos personalmente y, sobre todo, que no me corte la cabeza por no haberla encontrado hace ya mucho. De todas formas, sé que la encontraré, vaya. De mientras tengo otras cosas en las que pensar… ¿Quizás en ir un poco más a la iglesia con mi querida? Quizás le guste, o quizás me dé un astazo, de todas formas, será divertido, y pasaríamos un tiempo de caridad con mi madre, supongo.
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Capitán Steven "Ragefist"

Mensaje por Contenido patrocinado


Contenido patrocinado


Volver arriba Ir abajo

Volver arriba

- Temas similares

 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.