Agural Whitmore

Ir abajo

Agural Whitmore

Mensaje por Neredun el Dom Dic 10, 2017 7:24 am


Agural Whitmore
<Historiador, Dragón Negro>


Agural Whitmore, el historiador de Bosque de Ocaso, nacido como Aguralion, hijo del Barón Sablecrín (Sabellian), alguien que nunca ha aceptado su destino, ni su herencia dracónica, ni el destino de su pueblo.

Aguralion tiene hermanos, o eso se cree. Su padre ha engendrado a muchísimas proles, tantas que nadie podría aprenderse todos los nombres…. Por suerte, Whitmore puede ser recordado, sea o por sus chistes, o por su gran aporte a la biblioteca de Villa Oscura.

Sin embargo, me estoy adelantando, Aguralion escapó de joven de Terrallende y de su padre, no le gustaba quién era, ni tampoco le gustaba ver cómo sus hermanos eran masacrados por los Gronn, ni cómo su hermano Dulvorion se comportaba como un demonio destructivo, (¡Qué culebrón!) por lo que huyó… A duras penas. Pasó un tiempo en Shattrath, viviendo como podía, sin saber hablar lengua común, ni orco, sólo dracónico... Hmm. Espera ¿y si os escribo de manera más personal? Ya llevo 100 años y no deja de aburrirme la gente que escribe así…
Por suerte, logré robarme un par de libros de lenguaje bastante básico, más un libro de chistes (muy malos, por cierto, ya sabeis de dónde empezó) ¿y por qué no estoy loco… o por qué sí? ¿por qué no destruyo ciudades y casas? Porque no puedo oír las vocecitas que te tiran susurros truchos, pues además de nacer en Terrallende, los cristales de Filoespada, aquellos de Ogri’la ya sabéis me inmunizaron. Je.

Llegué a Azeroth a la par que “los héroes”, a partir de la invasión de la Legión, ¿y qué hice? Además de estupideces, claro. Fui de lugar en lugar, ocultándome bien… La ventaja de ser cría, mortales y mortalas. Pasé una gran temporada con esos lo quitos de la Cruzada Escarlata, sirviendo cómo un Sacerdote durante bastantes años…

NOTA del autor: Nunca fui bueno con los diálogos super heroicos de ¡POR LA LUZ!"… Y ellos se burlaban, pero les decía que olían a crema de anciano y se callaban, sabían que yo era técnicamente superior a ellos. Hmp.

…Luego claro, los paladines empezaron a preguntarse por qué no envejecía, por lo que me tomé el buque ni bien descubrí la corrupción de la cruzada, también fui aliado de un viejo ser de luz, o un humano ¿a quién demonios le importa quién era? Sora, una especie de paladín, y enemigo de su hermano, sin embargo, con los años nos distanciamos, y continué viajando… Hasta llegar a Bosque del Ocaso, era oscuro… frío… ¡Perfecto para mí! Allí estuve durante muchos años, ejerciendo cómo historiador del consejo, una vida bastante tranquila si preguntáis.

Luego llegó Alma Argenta a su vida, y con ella… Korthalon.



Namera llegó buscando respuestas, sobre Karazhan, las sombras, Korthalon, Ah… No tenía el poder de las sombras no muy desarrollado, pero era mi herencia, aquello que no aceptaba pero que usé… por primera vez, contra aquel tipejo poco agradable ¿eh? Pasamos por adversidades dentro de Karazhan, cómo ver una abominación muy hermosa. Ah… Esa vez cuando soñé y vi a Namera en un vestido super sexy, no sé yo, querido lector, pero le habría dado más duro que una súcubo cuando viola a un muerto… pero soy un caballero, sí señores, lástima que fue un sueño... ¿Un sueño húmedo? Quizás, pero eso lo averiguo después “Para rematar el asunto en esa torrecita, le demostré por primera vez a una persona la verdad… mí, mi identidad, soy un dragón… un dragón negro, y uno malísimo para alimentar la fiesta.

Korthalon fue derrotado, pero quedé en una hermosa sesión de coma en medio de la batalla, menos mal que Namera estaba ahí para rescatarme, le debo la vida… eso fue lo que me cautivó por primera vez. Tiempo después, me dediqué a ir de un lado a otro, tratando de hacer cosas buenas (y chistes no tan malos)

“NOTA del autor: y la gente lo trataba de serio ¿podeis creerlo? No sé por qué dicen que soy muy directo y no me guardo nada, pero coño… ese horrible olor a perro mojado en aguas muertas me mataba, no me culpeis.”
Hasta que llegué a Gilneas. Allí me encontré con su vieja amiga, Namera Alma Argenta, quién se encontraba haciendo algo bastante extraño relacionado con organizaciones oscuras y malignas (o eso creo…) y un par de elfos. También me reencontré con uno de sus familiares, su Sobrino Nieto, Shinru Magalan, casualmente miembro de aquella… organización. ¡Qué culebrón!

También hubo aquí una historia de momias y dragones, era aquella dragona que los Piratas ayudaron involuntariamente a corromper, esta fue una de las primeras veces en las que… yo no tuve disgusto de ser quién soy, aquella “Elfa”, Zidormi, era joven y con poca experiencia, perder a su madre, es duro… Y para empeorar la situación, vino Dulvorion. no lo quería, ni lo soportaba, pero algo había cambiado en él… Parece ser que durante el tiempo que me escapé, mi hermano había tenido muchos hijos, líos y reflexiones, le di una oportunidad…

NOTA de Aguralion: cómo me arrepentiría de ello.

Y luego, para añadir más problemas al culebrón, Namera había partido en busca de acallar unos susurros maleducados que le invadían la cabeza, era un mago poderoso en Conquista de Invierno… Agural y sus amigos le ayudaron, ¿y qué ganamos con esto? Una Elfa semi-piedras, ¡qué divertido… y qué bello!
NOTA: ¡Esa elfa es muy guapa, mortal y agradable, señoras y señores! Lástima que llegó aquel… ¡ELFO CON OLOR A VIEJO, MALDITO VALENDIR! Me caes bien, pero yo la quiero, lo siento caballero…
Y no olvidemos aquel dramón en el que Nozdormu nos… pidió ayuda para investigar anomalías en un mundo que… no fue de mi agrado PARA NADA. Fin de los Días, la visión de Alamuerte, ¿y qué peor saber que soy “el esposo” de una Zidormi loca?… Ah, menos mal “El Atemporal” es una buena persona, y alguien para guardar secretos.

Y mi hermano… ufff, os dije que me arrepentiría, atrapado por unos resguardos de Sora, sacrificó a su hijo Nezeroth, a su Sobrino nieto Shinru y a Akuni. ¡Maldito demonio! ¡En un solo día Dulvorion participó en el asesinato de casi toda la familia de ambos! Obtuve el poder de la luz de mi sobrino nieto… y dudas, y eso sólo degeneró más después de la re-aparición de la Sombra

MÁS NOTAS: ¿os acordáis de la sombra? ¿La momia con vendas que amenaza al perro ese?
Resulta que Cromi nos pidió un cable con un tiempo de la Hora más oscura de Azeroth, la llegada de la Legión. Me negaba a ir, no quería ver cómo mi linaje se condenaba para siempre, pero Namera, aquella Elfa que quiero, o amo… o como sea. De un modo más puro, me convenció de ir, ella me protegería, me sentiría bien en su compañía. Lástima que llegó Aguralion, el corrupto claro, y eso hizo que me volviese medio neurótico, no soportaba ver como lo que más me simbolizaba, la incorrupción, era destruida a pedazos por mi oscuro yo, ¡lo odiaba, quería aniquilarlo, a él y a Zidormi, la incorrupta! Pero fui interrumpido por Namera…
NOTAS Dulces: por suerte o por desgracia, aquella Elfa suele salvarme el trasero de hacer estupideces muchas veces. La quiero mucho, siempre le oiría de todas formas.

Fue ahí, cuando empecé a… separarse un poco, junto con una amiga nueva, Lía Acton ¡La hermana de Steven, ni más ni menos! Encontramos unas ruinas titánicas, unas en las que dejé su huella para superar sus pruebas, pero no iría sólo… Fui con mis amigos, y con alguien especial, Quelen, el hijo de Namera ¡Qué muchacho más agradable!, los llamé a través de Namera, y allí nos enfrentamos a las peores visiones… Korthalon, Namera y Alamuerte, miedos encarnados en las cosas que más me habían tocado, poder, rechazo y herencia. ¡y un horrible disgusto por la moda y las palabras feas!

Ganamos… y por fin aprendí una valiosa lección, ya no me escondería más, no señor, me revelé, junto con mi hermano y su sobrina postiza Zidormi, ante todos… aunque para ser sinceros, medio mundo ya lo sabía, así que de poco sirvió más que para revitalizar el espíritu de un dragón de 150 años. Ja. Ja.  Las cosas se calmaron después de eso, no hubo mucho lio en el barrio, salvo por los hermosos piratas…

Después de aquello no hay mucho, Quelen y yo, nos relacionamos más, cómo amigos, cómo maestro y alumno, sí señor. Y luego llegó la navidad, ¡qué hermoso! Aunque yo… como dragón apenas entiendo estas cosas no se ni a qué festejan, la verdad… para finalizar, ayudamos al Calvito con cara de vela derretida a hacerse lamparita fosforescente.

¿Ahora? soy un guardián, y aunque no soy organizaciones, ni dogmas, ni tutifrutis… Aguralion “Agural” Whitmore, el dragón negro incorrupto, va a dedicarse, junto con su quasi-inmortalidad, a la salvación de los suyos, de Quelen, de Namera… Lucharé con Fuego, Luz y Sombra, por quienes amo, quienes quiero y protejo.

NOTA Final, os quiero mucho, ¡menos a Valendir, Hmp!: Espero que os haya gustado esta hermosa introducción, -que aunque me sale barato, es más feo que pegarle a una flor, o a olor a perro malgastado de Valendir- de la vida de un demente que escupe fuego.

Con cariños.
- El historiador ido de la cabeza Whitmore, Agural.
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Agural Whitmore

Mensaje por Neredun el Dom Dic 31, 2017 9:34 am

Mi hora de la Prudencia

Están todos muertos.

Shinru, Akuni, Nezeroth… y ahora Dulvor. Me había ido de viaje durante un tiempo, salvaguardando un viejo lugar abandonado y de compras, a decir verdad… al venir, me entero sin más (por obra y desgracia de Chromie, ni más ni menos) que mi hermano se ha suicidado y se ha vuelto poco por la locura de Zidormi… Y lo que es peor, ella se había recluido en su torre llena de defensas. Algo murió en mí.

Aún siento que logré rescatarla por los pelos de esa maldita corrupción latente, a veces creo que es más un peligro… Pero es mi “sobrina” después de todo, no me importa que peligro represente para nosotros, no pienso abandonarla a su suerte y menos ahora.

La muerte de Dulvor nos ha afectado a todos, y esos mortales… Sí, mortales. Son unos entrometidos, les dije que no me siguieran, que era un asunto familiar y vienen ¡y lo que es peor! ¡Han resucitado a ese maldito monstruo de Sora! Imprudentes…

A veces creo que debería hablar sobre Nozdormu sobre esta línea temporal y el asunto de Zyra, está descontrolada. No ha habido una sola semana sin que se volviera loca, es un desastre, pero sé que es joven, tórtola e imprudente, es mi deber como niñero involuntario criarla bien en este camino tan duro. Qué la maldita luz se apiade de mí…

Los piratas no han causado problemas, lo que es algo, y me he encontrado con el chico de los recados en Bosque del Ocaso, Cenandar Lorenwood, qué agradable. Él al menos se ha ganado su perdón, no como ese… Mortal y su novia, esposa, o lo que sea, sobre todo el Paladín, imprudente y estúpido, ya veo por qué Namera no se digna mi a llamarlo por su nombre, yo tampoco lo haría… Ni lo estoy haciendo.

Tras tantos culebrones creo que por fin he alcanzado una nueva cota en mi vida, es mi hora del crepúsculo… mi hora de la prudencia. Se ha acabado la ida de olla, querido y desgraciado lector que caes sobre estas palabras, se han acabado los chistes y las burlas. Agural Whitmore tiene trabajo que hacer… Un alumno un poco tardón que enseñar, unas clases que dar, una sobrina imprudente y tórtola que criar… y una persona que cuidar y proteger, desde las sombras, a ella y a su hijo.
Quizás no sea parte de su familia, pero se han ganado mi respeto con creces… y hasta mi cariño más allá que el de una simple amistad, cuidaré de la viuda de escarcha y del muchacho aquel… y aunque me duela, tendré que seguir ocultándole la verdad, tarde o temprano la descubrirá sola… y ESE, querido y desafortunado lector, será un culebrón increíble. Cómo el que presiento ocurrirá con el Elfo aquel, Valendir… o Shen’dalar.

- Sencillamente, Agural Whitmore.
avatar
Neredun

Mensajes : 12
Fecha de inscripción : 09/12/2017
Edad : 19
Localización : Argentina

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.