Harvart Donderwolf

Ir abajo

Harvart Donderwolf

Mensaje por Elmör el Sáb Ene 20, 2018 7:27 pm

Harvart Donderwolf
<Lealtad, sangre y honor>

Stromgarde. Capital del Imperio de Arathor hace milenios. Cuna de los legendarios guerreros y grandes magos. Ahora, tan solo ruinas, rocas amontonadas sobre una antigua colina sobre la que rompen las olas del mar... Muchos son los recuerdos que tengo de ese lugar. Fue donde madre me instruyó sobre los valores del honor, donde aprendí a luchar, donde aprendí a defender mi patria, donde conocí multitud de camaradas, amistades e incluso a mi primer amor. Quién diría que aquella ciudad tenía tanto que ofrecerle a un joven inexperto como yo lo era... Mas eran tiempos dificiles... Mi padre me contó que madre fue enviada a luchar contra los orcos al otro lado del portal oscuro y por eso nunca volví a verla. Aun solo en Stromgarde, pues mi padre vivía alejado, en Gilneas, me negé a irme y dejar de lado a mi reino en un momento de tal oscuridad, pero la oscuridad no siempre perece ante la luz. La moribunda ciudad no pudo aguantar los asaltos de la Hermandad, había perdido demasiado durante la segunda guerra... Ahora si, sin familia ni hogar solo me quedaban unos pocos camaradas y... mi querida Eileen. Aun siendo tan joven me uní al frente Stromgardiano junto a ella. Participamos en algunas incursiones pero nada demasiado peligroso... Durante un par de años fue así. Hasta que los renegados atacaron. Mi grupo fue diezmado entre flecha y espada, el miedo me invadió, di un paso atrás y caí por una pendiente, perdí el conocimiento durante unas cuantas horas, supuse. Pues cuando desperté era medianoche. Apresuré el paso a medida que recordé lo sucedido antes de mi desafortunada caida pensando en mi amada, pero cuando llegué a la escena no quedaba nada más que algunos charcos de sangre y armas desperdigadas por el campo. Ahora si... Había perdido todo... Golpeé con impotencia y rabia el suelo, pero entonces algo pasó por mi cabeza... Padre... Aun me quedaba mi padre. Con un suspiro alzé la vista y con ninguna intención de rendirme ante los caprichos de la vida viajé a Gilneas.

Padre me recibió con los brazos abiertos, aunque no dejaba de confundirme como podía vivir entre tantos lujos. Supongo que no heredé eso de su parte. El caso es que viví en su mansión unos cuantos días... Hasta que me decidí por dejar esa demasiado cómoda para mi gusto vida y alistarme entre las tropas de Gilneas. Debía proteger lo único que me quedaba... Y que otros no se vieran obligados a recorrer el mismo destino que yo recorrí...
avatar
Elmör

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 07/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Re: Harvart Donderwolf

Mensaje por Elmör el Dom Ene 21, 2018 3:27 pm

A partir de aquí las cosas se tuercen... aunque no diría que para mal. Comence a patruyar la aldea de Alma Argenta, al fin y al cabo ellos no tienen murallas que les defiendan de los posibles peligros del exterior de la ciudad, o podrian ser un blanco fácil para bandidos, o la mafia... o los renegados... Aunque me equivoqué de forma suma. Resulta que cada habitante de esta aldea es capaz con las armas o la magia. Aun asi esto lo descubriría más tarde... En primera instancia avisté una taberna, es sabido que ese lugar podría ser foco de problemas si unos maleantes decidieran refugiarse ahi, asi que permanecí por la zona. Al final no vi ningún maleante, sino a una elfa, sin duda una muy bella, lo podía notar incluso bajo su capucha, aunque lo que más me llamó la atención fueron sus labios de rojo intenso. Aun asi no le di mucha importancia, estoy entrenado para no ceder ante cosas tan vanas. Asi que simplemente permanecí ahi y resolví sus dudas sobre mi instancia en el pueblo. Bueno, al final fue esa elfa quien me introdujo al resto de habitantes del lugar. Pronto me percataría de que no hice mal en pensar que ese pueblo estaba rodeado de problemas, pero más bien se ocupaban de resolverlos, yo mismo me ofrecí varias veces pues  mi juramento es defender mi reino y sus gentes, sea donde sea que se encuentre la amenaza. Así fue como me uní a una misión hacia Tanarís para acabar con un grupo de piratas... Hundieron nuestro barco pero al final fuimos rescatados por un tal Daniel. Llegó en el momento justo a decir verdad, aunque fue gracias a un elfo llamado a Aelae que nos ganó el tiempo suficiente y acabó con el Brayan, el capitán del barco rival. Al final parece que acabamos envueltos en otra misión y viajamos a una cala pirata, nos infiltramos entre ellos y llegamos a la camara de la capitana, al parecer teniamos que vestirnos como prostitutos para pasar... Yo con tal de conservar el orgullo me negé incluso arriesgando mi integridad, pero quizás ahora me arrepiento de no haber podido estar junto a mis aliados a pensar de la pérdida de dignidad... Parece que lo pasaron mal con la capitana. Bueno. Al final subí de todas formas matando a los guardias junto a esa elfa, cuyo nombre es Talrin, por cierto y auxiliamos a Aelae y Steven para matar a la capitana. Despues de todo fue misión cumplida.

Bueno. Esa fue la primera de estas "aventuras". Para resumir, cada una de las siguientes parecía una locura mayor a la anterior, pero con ellas logré entablar una relación más afable con los habitantes del pueblo, hasta el punto de considerarlos camaradas e... incluso ¿encontrar al amor de mi vida? Si es cierto que amé a una mujer antes... pero era joven. ¿Podía saber lo que era el amor? Quizás solo era un juego de niños... Lo que se es que ahora si creo comprender mejor su significado... Gracias a Talrin, si. La misma elfa que me recibió en el pueblo fue de la que me enamoré... O me enamoró. No estoy seguro. Aunque poco me importa ahora. El caso es que mi mundo se ha reconstruido en torno a esta villa... ¿Cómo no encariñarme con el lugar tras todo eso? Al final incluso compré una vivienda compartida junto a Talrin allí. Y desde aqui quizás sea donde demos fin a esa mafia que tanto mal causaba a Gilneas... Despues de todo ahi se encontraba Zyra una "elfa" bastante peculiar... no me malinterpreteis, me cae bien y de hecho la considero mi mejor amiga, pero su forma de pensar no deja de ser curiosa. Ella me contó quien era en realidad el lider de la mafia y si alguien puede acabar con la mafia... es ella. También es ella quien me mostró un nuevo camino... más no entrare en detalles. Aun queda tiempo para muchos cambios... y aventuras.
avatar
Elmör

Mensajes : 4
Fecha de inscripción : 07/01/2018

Ver perfil de usuario

Volver arriba Ir abajo

Volver arriba


 
Permisos de este foro:
No puedes responder a temas en este foro.